¿Qué hace un buen Community Manager?

Un buen Community Manager puede hacer destacar a tu marca en las redes sociales, logrando un mejor posicionamiento y ventas, además de una mejor reputación.

Un buen Community Manager puede llamar la atención hacia tu marca

El contacto con los usuarios en redes sociales es hoy por hoy una de las vías más importantes para dar atención al cliente. Es por ello que contar con un buen Community Manager (CM) es vital. No solo se trata de tener presencia en las redes, sino de contar con una buena presencia.

Y es que, así como una hostess es la primea impresión que tiene un comensal al llegar a un restaurante, el CM puede ser también el primer contacto que tiene un usuario con una marca. Pero, ¿qué se necesita para ser o tener un buen community manager?

Aléjate del sobrinity manager

A veces uno puede pensar que una persona joven que sabe usar las redes sociales será un buen CM. ¡Error! Tener cuenta activa con muchos seguidores en todas las redes sociales no es para nada como manejar las redes de una marca.

Ser Community Manager de una marca es ser el portavoz y la primera imagen. Es reflejar la identidad de la marca, así como su servicio. Esto implica una gran responsabilidad. Por eso, antes de contratar a tu sobrino o amigo, asegúrate de que tenga como mínimo las siguientes características.

Características de un buen Community Manager

  • Ortografía impecable: La mala ortografía es como el mal aliento, da una pésima impresión institucional. Un error puede convertirse en un mar de críticas, además de que tu marca pierde credibilidad.
  • Velocidad de respuesta: Las redes sociales nos han acostumbrado a la inmediatez. Es por eso que un buen CM debe responder de forma veloz a los comentarios que hay en una publicación, al igual que a los mensajes directos. Esta inmediatez de comunicación, además de ser atención al cliente, sirve para que la misma red social te califique positivamente.
  • Conocimiento de la marca: El CM debe saber todo sobre la marca y sus productos o servicios. Además, debe ser capaz de transmitiren toda comunicación la personalidad de la marca.
  • Tolerancia al estrés y a la frustración: Un usuario enojado puede ser desde impaciente hasta grosero. Por lo tanto, el CM no puede tomarselo personal. Así, debe mantenerse calmado ante insultos, amenazas o situaciones de crisis y nunca contestar de mala manera.
  • Conocimiento de las herramientas: No basta con saber publicar. Lo mejor sería que conociera las herramientas extra para optimizar los contenidos, detectar problemas y ver cosas como el crecimiento y posicionamiento de la marca.
  • Capacidad de análisis: Las redes sociales generan una gran cantidad de datos cuyo análisis es una mina de oro. Al ser el primer contacto con los usuarios, el CM es capaz de tomar datos cuantitativos y notar patrones de sentimiento, gusto y problemas reflejados por los usuarios.
  • Capacidad de retroalimentación: Un buen CM te avisará cuando note tendencias en la comunidad para aprovecharlas. Por ejemplo, puede transmitir a los altos mandos de la empresa una característica que los usuarios quieran en el producto o servicio.

Recuerda siempre que un Community Manager no es una máquina para publicar cosas en redes sociales o para responder mensajes directos. Para este último están los chatbots. Un CM es la cara de tu marca en Internet. No lo menosprecies ni omitas.

¿Tu marca tiene una buena red social y un buen Community Manager?  ¡Contáctanos para hacerlo mejor!

Comparte

Compartir en facebook
Compartir
Compartir en twitter
Twittear
Compartir en linkedin
Recomendar

Buscar

Descubre

Suscríbete

Recibe cada semana un artículo nuevo, consejos y noticias de marketing digital.