Trata a tus clientes como se merecen con estos sencillos consejos

Tus clientes han hecho crecer tu negocio, entonces ¿por qué no tratarlos como se merecen y brindarles un excelente servicio? Aquí te decimos cómo lograrlo.

Hemos escuchado hasta el cansancio que “los clientes siempre tienen la razón”, aunque muchas veces hayamos llegado a dudar de esta premisa. Sin embargo, cualquier negocio depende de sus ventas. Por ello es indispensable tener en cuenta que una de las principales herramientas para hacerlo crecer es la atención que se brinda.

El día de hoy, este aspecto se ha convertido en un básico. El mercado actual no solo busca posicionarse con productos de calidad que satisfagan necesidades, sino que ofrece experiencias de compra. Estas van más allá de una simple transacción, hacen sentir al cliente que al adquirir sus productos están consiguiendo beneficios personales.

Un ejemplo muy claro de esto es Starbucks y la experiencia que ofrece: atención personalizada, sentimiento de pertenencia y estatus. Ojo: no con esto decimos que todos, cuando entramos a esta cafetería sintamos lo mismo.

Crea experiencias

Si bien no se puede tener contento a todo el mundo, existen algunos puntos que se deben tener en cuenta en el ámbito de la atención al cliente. Por eso, hoy te compartimos ciertos consejos para que brindarles la experiencia que se merecen y te vuelvas un referente.

  1. Conoce a tus clientes y conéctate con ellos

Desde que desarrollaste tu plan de negocios, debiste haber planteado quién es tu target. Saber sus qué, cómo y cuándo para entender sus necesidades, gustos y costumbres. Esto te abrirá las puertas para brindarles las experiencias de compra que están buscando.

Aunque no lo creas, al momento de realizar una compra, es inevitable llenar un “huequito” emocional. Sin importar qué tan frío y calculador seas, al adquirir un bien o servicio no solo estás satisfaciendo una necesidad física, también buscas sentirte bien. No importa el giro de tu negocio, lo importante es identificar tu diferenciador y saber qué puedes ofrecer a tus clientes emocionalmente.

  1. Escucha antes de hablar

Regularmente, cuando eres dueño de un negocio es porque tienes los conocimientos sobre tus productos o servicios. Esto, evidentemente, te convierte en una persona que puede ayudar a resolver los problemas del usuario. Sin embargo, no te hace un lector de mentes que sabe qué problema tiene cada cliente. Es por ello que debes abrir el diálogo para que puedan explicar con detalle todo.

De esta manera, no solo lo harás sentir que te preocupas, sino que podrás conocer los puntos que tu negocio necesita mejorar y ofrecer la mejor solución posible. Es importante que busques la forma de brindar soluciones eficaces y no más problemas. Deberás hacerlo en un lenguaje entendible y directo; evita usar tecnicismos.

En caso de que realmente no sepas cómo ayudarlo y solucionar su problema, es completamente válido decir “No sé, lo investigaré”. Esto es mil veces preferible

  1. Asume tus errores y aprovecha para mejorar

Nadie es perfecto y es inevitable cometer equivocaciones. Cuando un cliente ha identificado que el error es de tu negocio, analiza la situación y aprende a reconocer tus fallas. Si tienes la oportunidad, arregla el problema de la forma más conveniente para el cliente.

Asimismo, aprovecha estos errores para identificar tus áreas de oportunidad y rediseñar tus procesos para evitar fallas en el futuro. Invierte en capacitación para tu personal de atención al cliente, reconoce sus logros y motívalos para mejorar continuamente.

  1. Cumple tus promesas

Sé realista y no prometas imposibles. Analiza tu cadena de producción y entrega. Conoce sus capacidades y establece un periodo de “colchón” para imprevistos. De esta forma podrás determinar tus periodos de entrega con mayor precisión y evitarás tener una mala reputación como proveedor.

Por otro lado, si prometiste un reembolso o cierto periodo de reposición, tienes que hacer el tiempo necesario para cumplir. Programa tus horarios y busca la forma de realizar tus deberes. Recuerda que un cliente satisfecho y que ha recibido todo lo prometido en tiempo y forma, es una persona que te ayudará a atraer más gente.

  1. Decir “NO” es peligroso

Tampoco se trata de ponerse como tapete ante el cliente. Se trata de ayudarlo a encontrar opciones para que adquiera tus productos o servicios y tenga una experiencia de compra satisfactoria. Piensa en el siguiente ejemplo: Vas a comprar un sillón y encontraste uno con un diseño agradable pero el color no te gusta, así que le preguntas al vendedor si hay en otro tono y otra tela. Sin embargo, todas sus respuestas son tajantemente negativas. Cuando le preguntas sobre modificaciones en los tiempos de entrega y en el flete, obtienes el mismo resultado.

¿Te gustaría estar en esta situación? Evidentemente, nadie se sentiría cómodo y optaríamos por buscar otras opciones. Por ello, al tratar con los clientes, sé amable, paciente y con disponibilidad. A lo mejor cierta tela en tal color no está disponible, pero puede haber otras opciones que se adapten a las necesidades de los usuarios. No cierres puertas, abre ventanas que te ayuden a crear nuevos clientes.

El área de atención al cliente puede ser tan complicada como quieras. Lo mejor es ponerse en los zapatos de tus consumidores para saber qué y cómo ofrecerles tu producto. Así, su experiencia de compra será satisfactoria y, eventualmente, no dudarán en recomendarte con otros.

En T7marketing podemos ayudarte a optimizar tu atención al cliente y a potenciar tus ventas. Comunícate con nosotros a través del chat, nuestras redes sociales o el formulario de contacto. No esperes más y comienza a convertirte en un referente de tu área.

Comparte

Compartir en facebook
Compartir
Compartir en twitter
Twittear
Compartir en linkedin
Recomendar

Buscar

Descubre

Suscríbete

Recibe cada semana un artículo nuevo, consejos y noticias de marketing digital.