Rebranding: dale un nuevo look a tu marca

Las empresas ya posicionadas muchas veces necesitan actualizarse para mantenerse a la cabeza. En este caso, muchas optan por realizar un rebranding.

Un caso de ajuste: el rebranding de Kellogg’s

Las marcas, para mantenerse al día, suelen cambiar totalmente cada cierto tiempo. Existen muchos factores alrededor de un rebranding o cambio de imagen de una empresa. Puede ser porque es una marca con décadas en el mercado, por lo que es necesario actualizar la imagen para que siga actual. Otra razón es una mala aceptación del público meta ante la imagen actual (particularmente cuando está buscando posicionarse de inicio).

Lo único constante en esta vida, es el cambio. El rebranding siempre busca la mejora, pero puede ser un arma de doble filo. Por un lado, puede demostrar que la marca está actualizada y se mantiene innovando; o puede denotar falta de identidad y solidez. Entonces, ¿cuándo es conveniente darle un cambio radical a tu marca?

El momento para un cambio radical

Las marcas mejor posicionadas logran verse atemporales con cambios muy sutiles. Un ejemplo de ello es Google. Los cambios a través de su historia han mantenido su esencia de color y trazo. Algunos de sus cambios han sido tan sutiles que, a pesar de haber hecho ajustes con 3 años de distancia (2010 y 2013) y luego 2 años (2015), no se sintió. Fue muy natural y orgánico. La sutileza del detalle, además de la habilidad de explicar el porqué del cambio y describir la identidad en su blog, transmite seguridad. Y, además, mantiene la transparencia y conexión entre la marca y sus usuarios.

google evolution rebranding t7marketing

Hacer cambios para actualizarse, mientras se mantiene la esencia de la marca no es fácil. En especial cuando se trata de las audiencias más jóvenes cuya atención parece efímera y tienen gustos muy particulares y posturas muy fuertes. Quizá es esa la razón que motivó a Kellogg’s a cambiar el aspecto de la mascota de Choco Krispis, Melvin. Empero, las reacciones de los usuarios no fueron las más favorables.

Lo que quizá los usuarios de redes sociales están olvidando aquí es que, no son ellos forzosamente el público objetivo de Kellogg’s. La marca de cereal intentó conectar con generaciones más jóvenes. Además, los temas de sobre peso y diabetes en México probablemente motivaron a la marca a buscar una imagen que no se relacione con el tema. Aunque sea un producto alto en azúcares.

Kellogg’s se ha enfrentado a la ira de la nostalgia. Los usuarios que recuerdan a la marca por su mascota amigable y “gordita”, ahora ven su infancia “destruida” por un cambio de imagen. No obstante, sería interesante conocer el estudio de mercado detrás de la imagen final, pues seguramente no fue una decisión tomada a la ligera. Como marca, ese sería el peor error: lanzar algo sin una investigación y pruebas. Y es que, en este caso, los cambios de la mascota se han realizado en tiempos muy cortos y de manera muy abrupta. No se habían adaptado al Melvin de 2014 cuando surgió uno aún más flaco que el anterior. No hubo sutileza ni un discurso explicativo que mantenga la cercanía con las audiencias.

¿Es hora de un cambio?

De manera práctica, depende de los estudios de mercado. En el caso de Kellogg’s, lo que causa más confusión es que, a pesar de que los medios han intentado explicar los cambios, la casa de cereales no ha dicho nada. Y esto, solo aumenta la sensación de desconexión.

Si estás pensando en un rebranding para tu marca, es indispensable que respaldes el cambio con datos. Particularmente cuando se trata de un cambio drástico. Para ello, la ayuda de los expertos es invaluable. Por eso, contáctanos.

Comparte

Compartir en facebook
Compartir
Compartir en twitter
Twittear
Compartir en linkedin
Recomendar

Buscar

Descubre

Suscríbete

Recibe cada semana un artículo nuevo, consejos y noticias de marketing digital.