Más internet, menos atención

El uso del internet ha aumentado gracias a la variedad e funciones que tiene. Sin embargo, con tantos estímulos, nuestra atención ha disminuido.

¿Cómo afecta el internet nuestra atención y memoria?

La manera en que usamos el internet ha cambiado drásticamente en los últimos 15 años. Antes, usar el internet era una actividad que se realizaba una o dos veces al día. Ahora, el internet está en casi cada aspecto de nuestras vidas, desde nuestros celulares hasta en nuestra muñecas (smartwatches) y refrigeradores. 

Tanto es el uso del internet, que está cambiando nuestros cerebros físicamente. Según un estudio realizado en conjunto por Oxford University, King’s College London y Harvard University, ahora tenemos períodos de atención más cortos y peor memoria.

Este estudio encontró que el flujo ilimitado de mensajes y notificaciones que recibimos diariamente a través de todos nuestros dispositivos nos mantiene en un estado de atención dividida. Y es esto lo que disminuye nuestra habilidad de concentrarnos en una sola tarea o actividad a la vez. 

Así, la atención se vuelve más superficial ante todo a lo que estamos manejando a la vez. También se observó un patrón de menor actividad neuronal en las áreas cerebrales asociadas con la concentración.

¿Qué significa esto para el marketing?

Es fácil intuir por qué esto representa un reto para nosotros. Ya no solo se trata de destacarse entre la competencia para que una persona prefiera un contenido a otro. Hoy es necesario competir con esta atención dividida. Hay que causar tal impacto que la persona realmente se detendrá a leer únicamente nuestro contenido. 

Al tener solo segundos para llamar la atención, hay dos cosas en las que todo negocio debe pensar.

  1. KISS (keep it simple, stupid)

Los mensajes claros y sencillos siempre serán más efectivos. Entre más concisa sea la información, se podrá captar más rápido. Por lo tanto, si el mensaje es muy largo o completo, vale la pena deshacerlo y entregarlo en pequeñas piezas. Si una causa interés, la persona buscará más al respecto. 

  1. Accesibilidad de tu sitio web y redes sociales

Aunque tengas una gran estrategia y mensajes claros, no van a servir de nada si tu audiencia no  puede verlo. Si tu sitio web no funciona, es lento o complicado y los usuarios no pueden encontrar fácilmente lo que buscan, dirán adiós. Lo mismo sucede en redes sociales. Las publicaciones deben ser claras y apropiadas para tu audiencia. 

En T7marketing conocemos las estrategias y herramientas para atrapar la atención de tu público.

Contáctanos.

Comparte

Compartir en facebook
Compartir
Compartir en twitter
Twittear
Compartir en linkedin
Recomendar

Buscar

Descubre

Suscríbete

Recibe cada semana un artículo nuevo, consejos y noticias de marketing digital.