La importancia del empaque de producto

El empaque de producto es el primer paso para atraer la atención de una persona. Además, es un reflejo de la calidad y presencia de lo que contiene.

Todos hemos escuchado la frase “no juzgues a un libro por su portada”. Esto puede aplicar en muchos aspectos de la vida, pero no en las ventas y el marketing. En el mercado, la apariencia lo es todo y desafortunadamente, muchos negocios lo ignoran. El diseño de empaque es un aspecto esencial para el éxito de un producto o servicio. A continuación te decimos por qué debes invertir en un buen diseño de empaque.

Empaque de producto: amor a primera vista

1. Es una extensión de tu marca

Cuando ves una lata de Coca-Cola, no piensas en un contenedor de aluminio. Piensas en los comerciales, el sabor del producto y todas las connotaciones que el nombre de la marca incluye. Entre más estén en contacto tus clientes con tu identidad gráfica, mejor podrán reconocerla entre el mar de opciones. 

Las personas crean una impresión de una marca en menos de un segundo. Por lo tanto, tener una presentación atractiva y coherente en todas sus presentaciones es tan importante como la calidad del producto. Un empaque atrayente ayuda a que tu producto resalte, ya sea en una tienda física o en línea. 

2. Crea una experiencia

No por nada ya hay varios canales en YouTube dedicados a los famosos unboxing. SI no estás familiarizado con el término, esto se refiere a el acto de abrir un producto por primera vez y descubrir el contenido del empaque. 

Por ejemplo, al comprar un iPhone no solo compras un smartphone, compras una experiencia. En este caso, desde abrir la caja y sacar el teléfono conlleva una satisfacción. Incluso quitarle el plástico protector de pantalla tiene un gusto que se extiende cada día de uso.

El empaque es una oportunidad más para crear una experiencia que tus clientes recordarán. Tú decides si quieres que esta sea lujosa, sencilla, o divertida.

3. Refleja la calidad de tu marca

El empaque debería ser un reflejo directo del producto. Piensa, por ejemplo, en audífonos de diferentes precios. Cuando compras unos que son muy económicos, el empaque es de plástico delgado, sin chiste. Abrase y tírese. En cambio, al comprar audífonos de un precio mucho más alto, el empaque ya es un foco de atención. Es grueso, tiene una textura y transmite algo completamente diferente. 

Un buen empaque transmite la calidad de tus productos, así como confianza y presencia.

4. Estimula las emociones de tus clientes

Si conoces a tu target, entonces conoces sus gustos. Con esto, puedes atraerlos justamente con lo que les gusta. Si tu producto es, por ejemplo, para aumentar la productividad de una persona, lo más probable es que tu comprador sea una persona concisa y directa. Por lo tanto, podría convenir un empaque completamente funcional y minimalista. Por otro lado, si tu producto es una propuesta de entretenimiento, tal vez te beneficie un empaque completamente diferente a una caja o bolsa. 

5. Protege tu producto

Desde antes de la pandemia, ya había un incremento considerable en ventas online. Sin embargo, ahora las compras en línea aumentaron exponencialmente. Así, ya no le corresponde al comprador llevar su producto seguro a casa, sino que es responsabilidad de paquetería a domicilio. Si tu producto no llega en buenas condiciones, tus clientes no estarán satisfechos y tendrán una asociación negativa con tu marca. Por lo tanto, tu empaque no solo debe ser atractivo, sino resistente. 

En T7marketing podemos diseñar un empaque atractivo, resistente y acorde a tu producto. Conócenos.

Comparte

Compartir en facebook
Compartir
Compartir en twitter
Twittear
Compartir en linkedin
Recomendar

Buscar

Descubre

Suscríbete

Recibe cada semana un artículo nuevo, consejos y noticias de marketing digital.