Femvertising: feminismo en la publicidad

El femvertising es la publicidad cuya principal característica es el empoderamiento femenino. Nace para romper paradigmas.

Conoce qué es el femvertising

¿Sabías que…? En el 75 % de los anuncios aparecen mujeres, pero solo en el 6 % aparecen en una posición de poder. Es decir, el 38 % de los anuncios donde hay mujeres, el hombre lleva la batuta (lee más al respecto aquí). Por eso, entre muchas otras situaciones y movimientos sociales, nace el femvertising: la publicidad cuya principal característica es el empoderamiento femenino

Si bien esto inició mayormente para cambiar los estereotipos de belleza (recordemos las campañas de Dove), cada vez más marcas se unen.  La plataforma She Knows realizó una infografía bastante relevante respecto del femvertising.  En ella se informa que el 52 % de las encuestadas compraron un producto porque les gustó cómo su publicidad representaba al género femenino. Así, la tendencia es retratar más y mejor a las mujeres en la publicidad. Y sí, hay quienes apuntan más a oportunismo que a la inclusión. Sin embargo, hay marcas que lo hacen muy bien.

Entre ellas están Nike, Covergirl y Under Armour, que  no están maquillando “fallas”, sino que abren espacios para las mujeres. Algunos de los anuncios que han sido bien recibidos por las audiencias lo demuestran. Por ejemplo, la campaña de baile “suda el jamón” y la de “de qué están hechas las mujeres” de Nike. Y una de nuestras favoritas:  “hacer las cosas como una chica” de Always.

Publicidad genuina para el empoderamiento de la mujer

El verdadero femvertising es aquel que no sucede solo por tendencia del día. Se trata de campañas claras y bien planeadas con un objetivo de marca. Es decir, no se trata únicamente de incluir a una mujer fuerte en lo que sea, sino incluir comunicación femenina que rompa los paradigmas actuales. 

Además de esto, es importante que la marca no tenga “costo rosa”. Es decir, que un producto sea más caro por “estar pensado para mujeres” aunque tenga una presentación igual pero genérica. El ejemplo perfecto de esto es, por nombrar a uno, Gillette. Sus rastrillos rosas son más caros que los rastrillos de otros colores sin tener un diferenciador en el producto.

Para hacer femvertising, las marcas deben cuestionarse lo siguiente. 

  • ¿Cuál es mi público objetivo? ¿De verdad le voy a vender a las mujeres o solo quiero complacerlas aunque mi público principal son hombres?
  • ¿Qué valores comunica mi marca? Si soy una marca de ropa que no tiene tallas extra grande, hablar de que la belleza no tiene un tamaño sería contraproducente.
  • ¿Cómo voy a empoderar a las mujeres? Hablar de mujeres exitosas no es hablar de mujeres perfectas. En general, las mujeres están cansadas de la idea de “perfección”. Desde el cuerpo más bello hasta la maternidad perfecta, son ideas que ya no se compran con facilidad. 

No olvidemos anuncios que han pasado a la historia por la polémica y no por el mensaje que transmitieron. Por ejemplo, Yoplait. O también aquellos que crearon un excelente mensaje de empoderamiento, pero se olvidaron de su producto por completo. Por ejemplo, Quesos La Villita.

El femvertising no solo es un cambio en la publicidad de tu marca, debe ser un cambio a nivel interno también. Si no eres genuino, la audiencia lo notará. 

 

¿No sabes si el femvertising es adecuado para tu marca? En T7marketing tenemos expertos en publicidad e imagen para darle a tu marca el empuje que necesita. Contáctanos.

Comparte

Compartir en facebook
Compartir
Compartir en twitter
Twittear
Compartir en linkedin
Recomendar

Buscar

Descubre

Suscríbete

Recibe cada semana un artículo nuevo, consejos y noticias de marketing digital.