Adiós a las cookies de terceros en Chrome

Google anunció que pretende desaparecer las cookies de terceros en su navegador Chrome. Descubre qué significa esto para los usuarios y anunciantes.

Cada vez más usuarios están conscientes e inconformes respecto a la manera en la que las compañías de servicios digitales rastrean y usan la información recopilada al utilizarlos. El almacenamiento y tratamiento de datos como el historial, dispositivos, horarios e intereses, permite categorizar a los usuarios ante compañías de publicidad y oferta de contenido. Esto es considerado por muchos una importante violación a su privacidad. En consecuencia, el tema ha comenzado a ser abordado por gobiernos e instituciones con la intención de regular el rastreo y lucro de información, convirtiéndose inclusive en una cuestión ética. 

Desaparecer las cookies

En años recientes, empresas como Firefox y Safari han dado importantes pasos rumbo a una navegación más privada y segura. A través del bloqueo y la eliminación de cookies de terceros han enfrentado las crecientes demandas, tanto del público como de los gobiernos.

Así, el gigante de internet Google no se podía quedar atrás y anunciaron que para 2022 esperan desaparecer por completo los llamados cookies de terceros de la estructura de publicidad en su navegador Chrome. Pero ¿esto qué significa para el usuario y para quienes se anuncian en internet?

Tipos de cookies

Para entenderlo, es necesario comprender primero qué son y qué hacen las cookies. Podemos clasificarlas en dos tipos:  

  • Cookies primarias: Un sitio web suele tener en su código elementos que almacenan datos sobre quien lo visita como el nombre de usuario, contraseña, personalización. Es decir, elementos que ayudan a “recordar” al usuario y que agilizan su navegación dentro del sitio cuando vuelve a entrar.
  • Cookies de terceros: Por otro lado, el código del sitio puede tener elementos implementados por una tercera parte (generalmente empresas de publicidad por internet) que almacenan información sobre preferencias e intereses como el historial de búsqueda, productos que buscas, temas que el usuario indicó al inscribirse en una red social, etc. Estos elementos realizan un rastreo de tus movimientos en la web, los almacenan y posteriormente pueden ser consultados por las empresas de publicidad para desplegar anuncios personalizados. 

A través de las cookies de terceros, las empresas de publicidad pueden generar grupos de usuarios con intereses similares. De esta manera, los anuncios que le llegan a cada persona son diferentes y personalizados. Para muchos, esto resulta atractivo pues llegarán a contenido y productos que son de su interés. No obstante, para otros resulta una violación a su privacidad pues creen las empresas tienen su información individual recolectada y esta puede ser filtrada y empleada para fines negativos, como estafas y robos. 

Cabe mencionar que el uso de cookies en Chrome no es obligatorio. Es posible ingresar a la configuración de la cuenta en el navegador y detener el uso de cookies. Sin embargo, Google ha decidido cambiar las cosas para todos.

Privacy Sandbox

A través de la eliminación de cookies de terceros, Google romperá las vías de comunicación entre empresas externas y los sitios que los usuarios visitan. Esto representará, en principio, importantes pérdidas económicas tanto para Google como para las compañías anunciantes. Asimismo, la experiencia de navegación de los usuarios cambiará por completo ya que les podría resultar más complicado encontrar los productos deseados. 

Con esto en mente, Google anunció también el concepto de Privacy Sandbox: un nuevo mecanismo de target publicity (publicidad personalizada). Este nuevo proyecto deja atrás las cookies para dar paso a una publicidad más sana y menos invasiva a través de elementos conocidos como API (Application Programming Interface). Las API son intermediarios entre diferentes aplicaciones o sitios. Estas permitirán a los anunciantes identificar potenciales clientes y evaluar la calidad de la publicidad, entre otras cosas.

FLOCs

Otro elemento en la nueva estructura publicitaria de Google son los FLoCs (Federated Learning of Cohorts), que pueden entenderse como grandes categorías en las que los usuarios serán clasificados dependiendo de sus intereses. De esta forma, las empresas publicitarias pueden consultar estas categorías o cohortes para ofrecer sus productos y servicios de forma personalizada. Utilizando los FLOCs, la publicidad llegará solo a ciertos sectores de usuarios en lugar de hacerlo basada en el perfil personal de cada usuario. 

Estas medidas implementadas por las diferentes empresas, incluyendo hoy a Google, definitivamente nos encaminan hacia una navegación más amigable y segura. Sin embargo, aún hay mucho trabajo por hacer. Por ejemplo, Google aún recolectará información de las búsquedas en sus propias páginas (YouTube, Google Play, etc.). A partir de esta información, continuará ofreciendo publicidad personalizada, la cual le genera más de la mitad de sus ganancias de acuerdo con su último reporte público de finanzas

Aún faltan detalles sobre Sandbox, los FLOCs y sobre cómo las empresas tendrán acceso a estas herramientas. Y es que la navegación en internet y la publicidad van de la mano, no hay forma de que una sobreviva sin la otra. El verdadero reto es encontrar mecanismos que protejan a los usuarios. 

Comparte

Compartir en facebook
Compartir
Compartir en twitter
Twittear
Compartir en linkedin
Recomendar

Buscar

Descubre

Suscríbete

Recibe cada semana un artículo nuevo, consejos y noticias de marketing digital.